lunes, 14 de enero de 2013

La trampa de la súper mamá

El sábado pasado bajé a la peluquería porque intuyo que durante las primeras semanas de mi bebé no encontraré el momento de cuidar mis pelos. Mi peluquera me confesó que le preocupaba que "me abandonara, como otras mamás, cuando naciera la peque". Aunque tampoco es que me mate por ir remona (peluquería cada 3 o 4 meses y por las mañanas no paso de hidratante y algo de colorcete para la cara), el comentario me picó un poco el gusanillo de la mamá-molona, y mi imaginación empezó a volar hacia esas famosas recién paridas que salen de la clínica subidas a unos altísimos taconazos...

Y ya me veía con mi brillante y planchada melena al viento reflejando los rayos primaverales de sol (¡mucho me tendría que crecer el pelo para que se dé esta imagen!). ¿Qué hice? Me prometí ser mamá-molona y me puse una cita en el calendario del móvil para dentro de 3 meses: ir a la peluquería.
Claro que no iba a estar yo tan estupenda y mi bebé hecha un adefesio. Menos mal que llegó su abuela paterna al rescate y el día de Nochebuena apareció con una enorme bolsa llena de ropita de bebe recién nacida digna de portada del Hola!: faldones cosidos a mano, jerseicitos, camisas de batista con sus volantes, capotas, y lazos, lazos y más lazos. Tengo que reconocer que la pobre se esta dejando los ojos y todos los hilos del costurero para que su nieta sea la bebé mejor vestida de 2013. Mientras yo iba mirando esos faldones, me dijo "Esto te lo llevas al hospi (3 faldones de piqué), no te olvides, que me ha contado mi amiga Paloma que su nuera no le pone a su nieta lo que le ha comprado ella ni para ir a verla". Mi yo "drogado por el embarazo" no cayó en la cuenta de que esos faldones de piqué, llenos de lazos, ni se lavan en la lavadora, ni se estiran y ya está, así que dije al momento "Claro que sí, faltaría más".
Así que una vez naciera el bebé, tenía dos obligaciones: ser una mamá-molona de bebé-remona.
Pero por si acaso mis promesas no eran suficientes, mi madre me recordó ir dentro de poco "necesitaría unas cortinas y un cabecero en mi dormitorio, pues me tocaban muchas horas de habitación". Y que si mejor de este color o del otro... Y mi imaginación seguía volando... Seré una mamá-molona de bebé-remona con casa-glam.
Podría seguir horas y horas hablando de como mi ideal de mamá paso a ser más propio de súper woman que de una sencillita treintañera del montón. A la mamá-molona le añadí muchos adjetivos: divertida (a petición de mis amigas), eficiente y triunfadora laboralmente,...
Pero la droga del embarazo no fue suficiente para mantenerme en la inopia y gracias a Twitter estoy conectada con varias mamás y papás que, contando su día a día, me hicieron caer del guindo, y mi cabeza empezó a cambiar la plancha del pelo por el antiojeras, las idílicas cenas con mis amigas por ratitos de sofá con la familia que seremos dentro de unas semanas, los faldones por peleles lavables en programas de algodón, la búsqueda de cortinas y cabecero por un ratito de leer y pensar en el día del parto...
Y acabé prometiéndome que si el día que sonara esa alarma de "ir a la peluquería" estaba disfrutando de mi nuevo papel de madre, cumpliendo algunas obligaciones o simplemente descansando, la apagaría durante otros tres meses sin el más mínimo sentimiento de culpa.
Y es que intuyo que tras muchos malos momentos que pasaré en un futuro no muy lejano, estarán las exigencias de "súper-mamá".

30 comentarios:

  1. jejeje. me ha encantado.

    Yo creo que con ganas, paciencia y sobre todo esa familia tan volcada que tienes en la llegada de tu peque vas a poder compaginar súper mamá, con mama-molona de bebé-remona.. lo de la casa glam, ya es otra historia, esa parte yo la llevo fatal...

    Tú ponle los faldones y luego que los lave y planche la su-su.. jejejejje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, esa opción no la había tenido en cuenta, mandar la colada a una casa "ajena". De momento voy a ver si soy capaz de quitarme un poco de exigencia: hoy he empezado bajándome de los tacones (de 3-4 cm, jejeje)para venir a trabajar!!!

      Eliminar
  2. Yo me tiré un año pareciendo una gitana que vende romero, eso sí, con mi niña preciosísima y molona con sus all stars de leopardo...creo que sigue molando más que yo, así que con esta ya lo sé, en un año o así volveré a pisar una peluquería, jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que Nora mola, ¡no lo dudo!, y un año sin pasar por la pelu hasta me parece poco, jejeje!!
      Pero ¿te esperabas la maternidad así? La verdad es que yo creo que nos la venden más fácil (o menos absorbente) de lo que es, esta entrada podría haber dado para 5 o 6 capítulos del Quijote, porque todo el mundo parece "que espera" algo más de mí: que tenga ya la habitación puesta de la niña, que no deje de ir a cenar, ni de ir a casas rurales, que tenga una paciencia infinita con mi marido y si los amigotes juegan al fútbol no ponga mala cara (y me lo van avisando con frasecitas como "la mujer de Pepe es una cachonda y se viene con Pepito que tiene un mes de cañas en el tercer tiempo...). En fin, que si cumplo con todo creo que me habré ganado el cielo y puedo ser Cruella de Vil por el resto de mis días!!

      Eliminar
  3. Jajajaja lo q me he reido, precisamente el sabado al pintar el salon se lo comentaba a mi marido....q el otro dia le prometi a mi mejor amiga dos cosas:
    1. que cuando tenga bebe, no dejare de peinarme y arreglarme (por lo menos un poco) - eso venia a cuenta de unas cuantas mamas en chandal con pinta de zombie que vimos esa mañana)
    2. que si me da por hablar como "soy la madre = soy la reina del mundo y tu que no tienes niños no sabes nada" me puede dar dos hostias - eso por un comentario q puso nuestra ex-compañera de universidad en facebook como respuesta a mi invitacion a una reunion navideña....jejeje
    Asi q me apunto a lo de mama-molona! Bebe-remon@ lo doy por hecho jijiji (aunq a mi no me gustan nada de nada los faldones, soy mas de ropita en plan Zara kids q es como version bebe de la ropa de mama-molona), de la casa-glam paso pq no la consigo ni ahorra, menos cuando estare liada con pañales y lactancia y con todos los trastos por ahi sin tener tiempo a recogerlos....
    Ya nos contaras como te va la experiencia cuando este aqui la nena! ;) (para ir quitandome las ilusiones.....jajajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Me alegro de que tu tb vayas haciendo promesas a diestro y siniestro!!! Pero tenemos que decidir hasta donde vamos a dejar que nos absorban, porque podemos acabar muy peripuestas pero con la cabeza chunga!! Además, bajo esas exigencias creo que hay un poco de egoismo. Por ejemplo, mi suegra, en lugar de dar por hecho que la habitación de la niña tiene que estar puesta, podría venir y ayudarme, o mis amigas, en lugar de decirme que "a ver si vas a empezar a faltar a las cenas", podrían ofrecerse para dar un paseito al solete cuando nazca la niña...

      Eliminar
  4. Jajaja. Las prioridades cambian, eso sin duda. Yo creo que el truco pasa por no auto-agobiarse. Si tu prioridad es tu bebé (como en casi cualquier madre) los pelos, las cortinas y demás cosas superfluas pueden esperar. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, creo que el truco está en priorizar y no auto-exigirnos más de la cuenta!

      Eliminar
  5. Que sea lo que sea pero por elección, no obligación!

    Reconozco que yo seguro de las que sería de presumir de niña antes que de pelo pantene!!

    besotes

    ResponderEliminar
  6. ¡Jajaja! te has olvidado que además serás mamá bloguera :) Estoy contigo, creo que se "vende" una visión de la maternidad muy idealizada y luego vienen los terribles sentimientos de culpa, ojalá pudiéramos liberarnos de ella en todos los ámbitos de la vida. Da igual lo que te digan los demás, vas a ser una mamá maravilla :)
    Un besito y a disfrutar del zenmomento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, maldita culpa, que arruina tantos buenos momentos!!!!

      Eliminar
  7. Pues cuando Reckless era bebé iba más arreglada que ahora la verdad. Porque al dormir bastante y no correr como un loco por la calle, tenía tiempo de arreglarme el pelo y ponerme tacones, sí señor.

    Ahora, zapatos planos siempre, para poder salir corriendo... jajaja!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, y nada de minifaldas que al ponerte a su altura te pueden dar un susto!!!

      Eliminar
  8. Yo creo que la idea, es que tener al bebé, no debe hacer que dejes de ser como siempre y lucir de la misma forma. Al final, uno se adapta a su bebé (y cada uno de sus requerimientos) y de alguna manera se consigue el tiempo para no descuidarse (porque no es justo). Son de esos poderes especiales, que surgen cuando uno es madre. Solo es cuestión de querer.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero tampoco puedes (puedo, quiero decir) suponer que los poderes me permitirán cumplir con todo y ser feliz. Quizá haya que dejar de cumplir con alguna cosita... tampoco pasa nada.

      Eliminar
  9. Yo creo que todo depende de como te salga el peque y de tu "maña". En mi caso mi peque es bastante bueno así que aprovecho los ratos que duerme para seguir haciendo casi las mismas cosas que antes, pero sin prisa ni pausa y aunque estoy de baja, pues me levanto prontito(le dejo durmiendo) y me acuesto prontito, para que cuando se despierte a comer yo ya haya dormido un poco y ahora ya con 2 meses a lo mejor come a las 21:30 y aguanta hasta las 2:30 asi que me acuesto sobre las 22:30, pero cuando era mas chico comia simpre cada 3 horas. Yo soy normalita pero me sigo cuidando y la matrona se quedo soprendida de que le dijera de que me habia dado tiempo hasta a depilarme ;), pues si...y arreglarme las uñas, hacerme una comidad decente todos los dias y bueno...lo que tengo un poco mas descuidado es la limpieza general, porque soy de aspiradora y hace mucho ruido, pero la mopa la paso bastante y los baños y la cocina estan limpios y eso si todo esta ordenado aunque en el salon tengo muchas cosas del peque que es donde pasamos la mayor parte del dia. Tu no te agobies que veras como poco a poco cuando te vayas haciendo a tu peque podrás hacer una vida casi casi normal. Un besote

    ResponderEliminar
  10. jajaj, que entre todos están organizando a la mamá molona que has deser!
    Seguro que molarás, no lo dudes! Y me imagino que depende mucho de como sea el bebé y la "guerrita" que des, y de la costumbre que tengas de arreglarte habitualmente.
    Pero vamos, que lo primero es el bebé, y lo otro, ya irá viniendo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Me dió mucha mucha mucha ternura leerte! Me kedó más que claro que empimpollada, con o sin casa glam vas a ser una súper mamá!

    Besito enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuac!!!!!! Mil gracias!!!

      Eliminar
  12. Bueno nena tal vez lo puedas combinar todo no? y si no puedes...yo creo que el corazón ya de dirá que hacer, y estoy seguro que éste lo llevas bien cuidado

    Que poquito te queda...

    Alpaca se despide con:

    Ingnoramos nuestra verdadera estatura hasta que nos ponemos de pie

    Autor : Emily Dickinson


    Mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
  13. Yo siempre tuve el miedo de tener un hijo y abandonarme, porque si entre lo que engordas vas de chándal y de cualquier manera, luego te afecta a la autoestima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo! ¿Pero no te parece bastante tonto que te vaya todo estupendamente, tengas una vida envidiable... y te afecte a la autoestima las chichillas blandas post-parto? ¿O unos kilillos de más? Sobre todo recien parida. En mi caso, tengo qu eintentar "perdonarme" la imperfección (y no solo estética, esa me la perdono bastante), soy muy exigente!

      Eliminar
  14. Llevas toda la razón del mundo.
    Yo también le doy muchas vueltas al tema de "cuando llegue el bebé", si estaré a la altura, si podré con todo... prácticamente nos obligamos a ser "super mamás"...
    Seguro que lo hacemos muy bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Segurísimo que lo hacemos bien! Aún sin llegar a todo. Pero tenemos que prometernos no sentirnos mal si "a algo no llegamos".

      Eliminar
  15. No te preocupes por eso, para tu peque siempre serás la mamá más molona y la más guapa.
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado! Yo llevo desde el verano sin depilarme las piernas y un mes sin hacerme las cejas...con eso te lo digo todo jajajaja
    Ahora mi hijo, a la última!

    Un besito fuerte!

    ResponderEliminar
  17. Jejeje! Acabo de conocer tu blog pero me he reido mucho! Cuando nazca tu peque seras persona solo para ella, pero pronto te daras cuenta de que tb necesitas un momentin al dia xa dedicartelo a ti misma! Es por salud! Xo a la casa glam que le den. Jeje!!

    ResponderEliminar
  18. Apuesto lo que quieras a que la peluquera no es madre, porque entonces no usaría la palabra "abandono" que a mí, personalmente, me toca las narices. Si vas a una boda comprobarás quién es madre y quién no: serán las de los hijos remonísimos, con todo conjuntadísimo, mientras que ellas llevarán coleta, ojeras y un vestido comprado en el último momento que queda demasiado grande o demasiado pequeño.
    Agradezco infinitamente haberme hecho la depilación láser antes del embarazo porque ahora lo más que hago es repasar un poquito. Aunque todas esas cosas pasan a un segundo plano. Hace dos veranos ni loca hubiera salido con estos pelos y ahora luzco piernas a medio depilar pero voy más feliz que nada.
    Qué le vamos a hacer. Demasiado hacemos con sobrevivir.

    ResponderEliminar